Una historia de Barquisimeto

Voluble,
efimero
como el Waltz nº2.

Bailamos,
y al acabar
te fuiste.

Un frenético baile,
intenso
como ese ultimo café que tomamos.

Aún siento tus manos.
Tu recuerdo me pesa.
Me duele el olvido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.