Hasta que no llega el invierno las naranjas no maduran

Tantos temas que tocar que no sé exactamente por dónde empezar. No obstante, empezaré por agradecer tu carta y el detalle de dedicar tu tiempo y recursos a realizar este antiguo pasatiempo, afición o arte que es cartearse.

Ruego disculpes también la tardanza que debido a mi nuevo trabajo se dificulta en gran medida la disponibilidad para actividades lúdicas cuando vienen cargas importantes de trabajo.

Te invito también a cartearnos bajo otra índole, desde un punto más artístico, más literario, incluso más banal.
Sin más dilación intentaré aclarar mi visión sobre algunos de tus puntos de vista, que, por otra parte, no dejan de ser meras opiniones adquiridas con el tiempo por la lectura de diversos autores o el conocimiento de primera mano a través de la propia experiencia y, por tanto, como opiniones, están sujetas también a las interpretaciones, subjetividad e incluso a mi posible cambio de parecer.

Querría para empezar, invitarte encarecidamente a la lectura de Armas, gérmenes y acero de Jared Diamond que en algunas cuestiones que tratas realizó impresionantes hallazgos y sin duda nos ayudarán a establecer un marco teórico común paran nuestro diálogo, más allá de las puras elucubraciones personales. Este libro resume, o al menos lo intenta, toda la historia de la humanidad.

Creo que es un referente importante para abatir completamente la razón étnica para justificar el progreso o involución de determinadas etnias y por descontado ilustrarte en infinidad de temáticas como: ¿Por qué Asia aunque tenía mayor desarrollo que Europa acabó estancándose?, ¿Cómo influyó la domesticación de plantas y animales en el desarrollo de los continentes? e incluso una de las cuestiones con las que el libro arranca ¿Por qué fueron los españoles los que descubren el imperio Inca y no viceversa?

Cuando se desvelan este tipo de “misterios” que a priori nos son ocultos se puede tener una visión más clara y holística del desarrollo de la humanidad a todos los niveles.
El color de la piel, amplitud torácica, estructura del cráneo, altura, peso, son estadísticas volubles que si analizamos científicamente no construyen ninguna explicación para determinar la riqueza de las naciones.

Por tanto, primer concepto, las características genéticas de una etnia son volubles y apenas intervienen en el desarrollo de una sociedad.

El segundo concepto que me gustaría tratar es el concepto de estado/país/nación que has ligado a la raza y me gusta la definición de “Estado/País/Nación es un conjunto de personas que comparten rasgos genéticos comunes como una extensión de familia”.

Este es un argumento que Jared Diamond explica muy bien como las sociedades rompen estos vínculos filiales/étnicos para crear las ciudades/estado, las naciones, los imperios. Los imperios son una amalgama de religiones, etnias, culturas y lenguas diversas unidas por un fin mayor. El Imperio Español, el Británico, la Unión Soviética o los diferentes califatos, son algunos de los ejemplos más cercanos que pueden darte una visión más clara de este concepto.

La trayectoria de la “raza negra” aunque hoy en día es mejor hablar de “culturas” más que “razas”, dejando de lado ese matiz, se nos abre un mundo complejo en el que la información parcial se hace patente. El recorrido pésimo del que hablas del África Subsahariana donde es “esclavizada, satanizada y le es negada su humanidad” es en siglos determinados de la historia.

Por focalizar algunos puntos y previo al precolonialismo existían diferentes imperios que merecen tu consideración y estudio. El Imperio de Mali, Imperio de Ghana, Imperio Songhay son de gran importancia. Por citarte otro, con el que estoy teniendo bastante relación y por situarte también en ambientes, culturas y situación diferentes está el Reino de Aksum o la Etopía cristiana.

La esclavitud no es síntoma de pobreza de hecho los griegos la practicaban esclavizando a otros griegos con su mismo origen étnico, así los cartagineses o romanos. La esclavitud está muy extendida en estos siglos, practicándose en todas las culturas. De igual manera lo hicieron los grandes imperios africanos con la venta o compra de esclavos.

La “satanización” de la que hablas surge con la ética del cristianismo, anteriormente no habían necesitado justificar el esclavismo pero el cristianismo no reconocía la esclavitud. Aquí surge la ética frente al esclavismo, buscar un plano más abstracto para justificar de alguna manera a través de a moral, la esclavitud. Si alguien es cristiano, tiene alma y nuestro credo no nos permite la esclavitud, aunque sí que permitió el servilismo y siervos atados a la tierra pero esto es arena de otro costal.

Ahora surge el buscar las diferencias. Encontrada la diferencia del color, decimos que estas personas no tienen alma, por tanto, no son cristianos de lo que se deduce que al no ser cristianos ni tener alma no se rigen por las leyes de la iglesia y el credo.

Es la salida teológica por la cual se pudo seguir conservando esta actividad económica y muy lucrativa en los posteriores imperios coloniales europeos, incluso perpetuada por los que se autoproclaman renovadores de la iglesia, como Lutero y sus colegas los protestantes o los calvinistas.
También conviene tener en cuenta que durante la edad media los europeos veían a los africanos como superiores, más ricos y preparados desde el siglo VIII hasta XIV.

Por otra parte, la esclavitud comienza en el siglo XV y su auge se produce en el XVIII y es la verdadera razón por la creencia de que los blancos fueran superiores y los negros inferiores. También es la razón de que se gesten los primeros ecos del racismo perpetrado por múltiples científicos o filósofos, entre ellos Darwin, por citarte uno.

Por tanto, segundo concepto, el constructo racista comienza en el siglo XV y se gesta en el XVIII olvidando los hitos de estas naciones de cultura negra y apoyándose en varios argumentos falseados para justificar la hegemonía de la cultura blanca.

También me parece pertinente comentar los ejemplos que pones entre los países americanos y Haití o Liberia.
Estados Unidos nunca recibió una intervención económica. Los territorios de las colonias francesas e inglesas eran bastante independientes porque los recursos extraídos del norte de América eran bastante escasos.
Su independencia jugó a su favor porque consiguieron desarrollar una potente economía de subsistencia e instituciones lo suficientemente sólidas para poder consolidar un estado en medio de una guerra a 3 bandas con un imperio colapsado que era el Español, y dos imperios que posicionaban más sus ojos en un nuevo continente que en la ya muy “revolucionada América” con el surgimiento de nuevos estados fuertes como México, Argentina o Colombia muy prósperos en su momento.

Haití es un claro ejemplo de intervencionismo económico y militar, una sucesión de boicots franceses contra su economía, bloqueos internacionales, influencias del imperio alemán, intervencionismo de Estados Unidos militar y económicamente, aparte de ser el garante y principal benefactor de las atroces sucesiones de dictaduras en dicho país.
No es un secreto oculto que Estados Unidos mantuvo durante varias décadas a los dictadores y consintió la vulneración continua de los derechos de la población. Cosa que por otra parte, ha hecho por todo el mundo y sigue haciéndolo.

Ya por último aclarar el caso de Sudáfrica, los afrikaners, el Apartheid. Hoy en día Sudáfrica es uno de los países más desarrollados del continente africano. Evidentemente como en otros muchos países del continente queda un amplio margen de mejora, resolución de la violencia y el crimen, mejora de su economía, más garantes sociales y económicos. Sudáfrica da síntomas de buenas prácticas a nivel estatal y hay previsiones de mejoría.

Sin duda atribuir su buen estado a la supremacía que hubo blanca en el país me parece cuanto menos grotesca porque no se basa en nada objetivo para poder determinar que una minoría pueda oprimir a la mayoría del país eximiéndoles del voto y otorgando infinidad de privilegios a aquellos que eran blancos solo por el hecho de serlo. Un hecho patente es que incluso pertenecientes al Apartheid votaron a favor de la supresión de dichos derechos pudiendo finalmente en 1992 disfrutar de los mismos derechos y libertades tanto la población blanca como negra.

También te invito a que te informes de diferentes corrientes de pensamiento que tanta influencia han tenido en muchas culturas y sociedades, como es el ius gentium de Francisco de Vitoria y sus referencias a los Títulos Justos, la Guerra Justa o las Conquistas Ilegítimas o Francisco Suarez.

Por otra parte me parece importante citar a Max Weber y su Ética protestante y el espíritu del capitalismo que tan bien explica cómo se produce el desarrollo del capital en las sociedades de corte protestante, el desarrollo del mercantilismo, la acumulación de riquezas para ganarse el cielo o la transmisión del patrimonio familiar. Muchos de estos conceptos aunque han perdido su sentido ético, moral o religioso se perpetúan hoy en día pero en la edad media fueron conceptos que las sociedades ni tenían ni realizaban y nos ayuda a entender un poco mejor el fracaso en el desarrollo del colonialismo francés, británico u holandés.

Ya para terminar te recomiendo profundizar un poco más en por qué los grupos pueden ser propensos a la violencia. Esto se explica en Inteligencia emocional de Daniel Goleman como los individuos llegan a ser violentos y profundices en el “efecto grupo”, como el grupo disuelve psicológicamente la responsabilidad de los individuos en favor de un ente que es el grupo.

No influye la sexualidad, el sexo, la raza, influyen mucho más los factores sociológicos que moldean a determinados individuos para tener conductas violentas o delictivas. Un hecho probado es que los individuos que sufren violencia tienen mayor propensión a generarla, al igual que las personas que sufren las secuelas de la guerra muestran peores comportamientos emocionales, y sin duda, la falta de estímulos o desarrollo pleno del individuo genera peor desarrollo cognitivo.

Lo que echo en falta son más citas, referencias y justificaciones de tus argumentos para no entrar constantemente en el mundo de lo opinable.

Delirios

Ante las tinieblas a las que se avoca mi país soy incapaz de permanecer impasible. Callar a veces equivale a mentir y es ahora cuando la palabra toma su mayor valor para que mi silencio no sea interpretado como aquiescencia.

Un día oscuro para España porque hoy es el día del fracaso de la política, el diálogo y la razón. La preocupación deja paso al miedo y la desesperanza. Una nación gloriosa que no debe olvidar su sustrato, la conciliación del dolor de una España arrullada por la guerra, el hambre y la miseria.

No quiero ver a mi nación consumida por las llamas del odio, prefiero que siga siendo una historia terrible pero superada del pasado de este país.

Guerra de trincheras en donde el pueblo se lanza a pecho descubierto, un pueblo embelesado por palabras de rabia de quienes no conocen las secuelas de la guerra.

Es ahora cuando más importancia tiene hacer verdadera política y donde la propia clase intelectual tiene que volver a dotar de coherencia los discursos pronunciados. Apelo también a la humanidad de cada español que ante el sufrimiento ajeno ha tendido siempre la mano, a dado su pan aún a renuncia del propio y que se caracteriza por su empatía.

Que la súplica de la razón llegue para interponerse ante las palabras envenenadas de la mala política. Hay que tener optimismo y no dejarse arrastrar por el miedo, es hora de ser valientes, de acercar posturas, ser moderados, aprender a escuchar y solo así vencerá el diálogo.

La piedad siempre será mejor que la violencia, la compasión siempre será mejor que el grito y porque hay mucho más que nos une que nos separa.

El correo, el make up del dominio y hosting

No suelo publicar este tipo de entradas, normalmente escribo más sobre literatura, filosofía, historias de mi vida personal pero como algunas personas me preguntaron y esto no deja de ser una historia de mi vida me voy a lanzar a por ello.

El correo es una parte muy importante para tu imagen de cara a constituirte como empresa, autónomo e incluso buscar trabajo. Tener un correo con una extensión propia, como por ejemplo pedro@perez.com, ofrece una imagen personal diferenciadora y hoy en día marcar la diferencia puede suponer que un cliente acepte o no tus servicios o bienes que ofreces.

Aparentemente es algo muy sencillo e incluso podríamos decir que tonto. Tener nuestra extensión típica de @gmail.com, @hotmail.com, @microsoft.com, no nos perjudica a la hora de trabajar. Sin embargo, cuando una empresa te da su correo ¿Por qué no tiene la extensión típica que ofrecen los servidores de correos? Las empresas grandes tienen dominio y hosting. Para no enrollarnos el “dominio” es un nombre y el “hosting” es donde guardarlo.

Tener una extensión por defecto o una propia funcionalmente no nos mejora o perjudica a la hora de trabajar… ¿O quizá sí?. Tener un correo personalizado implica primero que has necesitado comerte la cabeza para pensar un nombre y poner en el asador toda tu creatividad para seleccionar el mejor nombre, de tu empresa, tu perro, tu ciudad o posiblemente tus apellidos. Además, como mínimo tendrás que saber qué es un dominio y comprarlo. Para la mayoría de los mortales esto del dominio ya empieza a dar dolor de cabeza y precisamente es lo que te hace diferenciarte, no es que vayas a ser un hacker por tener tu propio dominio pero al principio si eres lego en la materia te hace sentirte como si lo fueras.

En segundo lugar aunque no en todos los casos tendrás un hosting para albergar ese dominio. En mi caso es donde está mi página web y, por tanto, también mi dominio. No obstante, las cuentas de correo también hacen de hosting para tus correos y contenido que recibas.

¡Espera!, esto no es un camino de rosas, tener un dominio, un hosting y una cuenta personalizada de correo cuesta dinero, dependiendo del país, el tiempo, la cantidad de usuarios, incluso la actividad. Por tanto, piénsatelo bien antes de lanzarte y hacerlo. Encamina tu actividad, piensa a largo plazo y planifica, y entonces, y solo entonces, da el paso porque puede ser el empujón que te haga falta para mejorar tu imagen.

Reflexiones

Es importante la honestidad y autenticidad en la vida. Al resurgir de nuestros traspiés no hay que falsear el pasado que construyó nuestra vida.
Solo quien acepta de donde vino conciliará con su existencia.

English

Honesty and authenticity in life is important. When resurfacing from our mishaps we must not falsify the past that built our life.
Only those who accept where they came from will reconcile with their existence.

Italiano

È importante l’onestà e l’autenticità nella vita. Quando riemergiamo dalle nostre disavventure non dobbiamo falsificare il passato che ha costruito la nostra vita.
Solo quelli che accettano da dove vengono riconciliano con la loro esistenza.

A mis compañeros de COMPO EXPERT

Dejaré ahora que las palabras cuestan que Antonio Machado hable, en parte, por mí y que de sus palabras rescate el camino como concepto del gran viaje, de toda la vida consumida, la que se ha quedado atrás.

Como él, yo hoy también reivindico ese camino como presente, recordando mi pasado pero evitando que me obsesione, ni tampoco el futuro, es la hora de marcar mi destino.

Soy dueño una vez más de ese presente mío, el pasado es recuerdo y el futuro ilusión.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

De vuestras sonrisas hice mi posada y ahora que como peregrino desempolvo de nuevo mis zapatos espero haber dejado en vuestra memoria mi canción.

Un fuerte abrazo, nos vemos en el camino.

Recital poético/literario de Almería

Me gustaría compartir con ustedes 3 de mis relatos cortos, el primero “Me soñé con alas para poder volar muy lejos”, el segundo “Silencio” y el tercero un fragmento de “La sombra del Coloso”. Quiero tomar unos segundos, al empezar cada uno de ellos, para contextualizar porque a veces es importante para comprender su significado.

Me soñé con alas para poder volar muy lejos
20 de enero de 2011

Es de mis relatos cortos al que considero mi prosa poética más pura, lo escribí el 20 de enero de 2011 cuando tenía 18 años, empezaba a vivir en Cartagena, sería una estancia de 4 años, lleno de ilusiones, de esperanzas, de sueños y amores. Pero también lleno de rabia, odio y frustraciones propias de la edad. Vitalidad y melancolía todavía son dos características que me acompañan.

¿Quién era aquella que te amó en el sueño mientras dormías? ¿Cuándo volverá este aliento de recuerdo amargo a tus labios? ¿Dónde está el calor tan cercano que se deposita en un rincón de la cama?

Luces de septiembre, y tan triste, que ignorando que existe la luz en la calle vuelas a un horizonte lejano; te pierdes entre suspiro y suspiro, un instante hecho verso, pues te queda tanto por delante. Tus ojos no lo ven pero tu corazón lo siente, en el fondo, en el pecho, un palpitar que no cesa, intenso, profundo, que se sale para exclamar, y exclama que no se pueden poner puertas al campo, que los caminos llevan a lugares insospechados, que por lejos que esté, la vida grita, grita y grita sin control.

Me encuentro libre, me encuentro dueño, soy, soy y soy, porque estoy lleno, lleno de una inmensidad que me abruma a la que recibo con los brazos abiertos. Compañera, compañera, cuéntame y déjame que te cuente, pues tenemos que hablar de muchas cosas, la otra noche, el otro día, me soñé, me soñé con alas para poder volar muy lejos, y… y el mar me llenaba, me fundía con sus olas, me integraba en un perfume salitre para convertirnos en uno, para decir jamás y nunca y para exclamar: siempre.

Para siempre fue perderte, compañera, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañera del alma, que los libros vuelan errantes en el cielo, y sus saberes, y sus letras, y sus poemas, y sus versos eran tristes con la lluvia empapando sus lamentos, pero nada fue tan triste como volver, volver a aquel recuerdo anodino, de aquella ciudad, de aquel mundo, de aquel cielo y tiempo que siempre me recuerdan:

¿Quién era aquella que te amó en el sueño mientras dormías?

Hoy no lo sé, hoy me he marchado, hoy he olvidado este recuerdo que, por bello, no es de mi agrado, porque, la otra noche, la de septiembre de hace años, me soñé, me soñé con alas para volar muy lejos.

Silencio
31 de enero de 2019

El segundo relato que quiero compartir es “Silencio”, una inspiración y tributo a María Cegarra Salcedo, unionense, apasionada de letras y ciencias que me ha dejado uno de los regalos más bellos, el valor del silencio. Llevaba poco tiempo en Barcelona, y cuando llegas a un sitio, yo siempre pongo en una balanza lo que dejo atrás y lo nuevo. Este fue uno de esos momentos.

He perdido hasta el silencio. He perdido hasta ese silencio tan repleto. ¿Para qué los sonidos, lenguajes, voces si tan solo quiero silencio?

Un camino desbordado, atropellado, rebosante, un abrir y cerrar de puertas. Estremecido por un pitido intermitente y un suspiro mecánico siento como fuerzas me empujan sin pretensión alguna.

He perdido hasta el silencio, mi poema de ausencias, el grito sordo de la noche en el túnel. Acércate a mí, viento que mi impaciencia sosiega. Alguna vez vinieron mas se marchan, acércate, aquí, pues he perdido mi silencio.

Fragmento de La Sombra del Coloso
17 de octubre de 2018

La última, un fragmento de “La sombra del Coloso”, una aventura temática y estilística, donde cuidé cada detalle, cada palabra, revisión tras revisión de mi forma de escribir, de sentir, de interpretar sentimientos, imágenes y vivencias para plasmarlas sobre el papel.
Varios meses de trabajo meticuloso, incluso hasta la extenuación que me hizo llevarme más allá de mi límite y capacidad.

[…] Dos Españas me han amado y ¡Cuanto amar han derramado que el perdón aún no ha surgido!, ninguna de las dos encuentra alivio, y yo, viajero de estas almas, que yacen aquí heridas, suspiro, como coloso de la sombra, atenazado al suelo.

Perseguido un hombre por un gigante sin rostro le dio caza, un estallido le atraviesa el cuerpo y cae a mis pies dando un golpe seco contra el suelo por único sonido. El gigante se desvanece y se pierde entre el río. Lo contemplé como inmóvil se ataba a la tierra, como yo en algún tiempo también lo hice.

Después de cien noches de luna un manto de silencio camina lento sobre él, lo arropa del frío de la noche. No vinieron a buscarlo, quizá nadie recuerda el cuerpo de aquel caído, por el tiempo, el agua y el sol enverdecido.

Sobre las amapolas de su camisa blanca hoy raída, se posaron miles de luciérnagas, cientos de miles de luces verdes y amarillas como un destello intermitente de magia y misterio. Un hechizo de los rumores de la noche, entre grillos y sierpes que entre las sombras se ocultan y de sus formas solo se reconoce el sonido.

En mi sombra, su cadáver, víctima de una mole, de un gigante envilecido, allí sigue, pero de su boca brota un vapor de vida, la verde luz de la aurora, el amanecer de una nueva época alimentado por entrañas y sangre del macilento torso. Un nuevo brote de vida, sano y erguido, que es luz en mi penumbra, destellos de plata, suave y tersa madera joven.

Ya no reconozco aquel hombre que un día estuvo tendido en el suelo, solo veo un compañero de mi misma sangre, de mi misma piel que se alza al cielo con sus ramas. […]

El control

Somos finitos, tenemos un principio y un fin, efímero, fugaz, y es en esa consciencia del momento finito de nuestra existencia, de nuestro mundo, cuando comienza el control, la previsión y la planificación.

Mi vida fluye, como el agua se escurre si no tiene un contenedor, el control es como una tubería para esa agua, el canal que dirige, forja el camino. El agua siempre tiende al mar, el control es solo el canal para llevarlo hasta él, le ayuda a conseguir su objetivo más ancestral, más primigénio.

El control también constriñe como una mano que oprime el pecho al respirar. En exceso el control estanca el agua, estanca el agua enverdeciendo el flujo natural de la vida.

Pero es también el control fuente de iniciativa, un deseo irrefrenable por tomar las riendas de la vida aún a renuncias de la felicidad inmediata.

Dejo una franja de tiempo, un espacio que aguarda a lo inesperado, a lo incierto, como una balsa a medio llenar entre el control y la incertidumbre para sentir y disfrutar plenamente de la energía que quiera entregarme la vida.