Devenir

Es en los momentos de mayor crudeza, en la dificultad, cuando hay que mostrar mayor arrojo, sacar a la luz las virtudes.
En las épocas de bonanza aparecen miles de ídolos, falsos dioses, miles de líderes y sabios; todo es prodigio y bienestar… Estas épocas son épocas de palabrería.
Es en la dificultad, cuando, a la luz de los problemas, estos ídolos desaparecen como fantasmas; mas aquellos líderes y sabios también se esfumarán como fantasmagorías, y solo queda aquello puramente virtuoso, lo que sobrevive a la dificultad y al cambio, la manzana del progreso, la esencia de lo inmutable porque es enteramente devenir.
Buscad a estos seres, Dioses, líderes y sabios de la dificultad; rechazad a los falsos hedonistas, necios y farsantes.
Quien adora y venera a estos seres corruptos de los buenos tiempos solo le aguarda el fracaso y la frustración, quien, por el contrario, aprende e imita a estos líderes proféticos recibirá el único destino posible, la vida eterna.