Anhelos de una paloma

Vete, camina, no mires atrás, hazte fuerte y sabio; sé que volverás. Mi tiempo aquí acaba, pero nos devolverás lo que fue nuestro, lo que nos quitaron y, le darás a tu tierra y sus gentes la gloria y la soberanía que merecen.
Te lo hemos dado todo, nuestras manos sólo se llenan ahora de rezos y oraciones, tú eres nuestra esperanza, tú serás la luz que nos ilumine en la oscuridad, que el sufrimiento de tu pueblo no sea en vano.

Audentes fortuna iuvat

Atenea de Cartago 14 de octubre del 622

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s