Poesía de calendario

Pasó una hora. Dos. Y hasta tres. La lengua de la noche entra por mi ventana. Gélida y húmeda me saca una sonrisa. De color gris perla, tenue, tímida. Después de tanto tiempo nos hemos visto de nuevo. Amor, amor, amor. Amor querido. Después de tanto tiempo que no nos hemos visto y yo me he acordado de ti. Mucho tiempo, he estado pensando en ti. Amor, amor, amor perdido. Amor perdido, sé que nunca olvidaré lo que te he querido, que nunca olvidaré lo que nos hemos querido después de tanto tiempo, si quieres acordarte de mí. Pasó una hora. La lengua de la noche entra por mi ventana. Amor querido.

Sexualidad

Soy, yo soy, soy, yo soy, soy yo, yo soy, ¡soy yo!, ¿Por qué?, no se elige ser, se es. ¿Por qué?, la sexualidad se es, no se elige, no se elige ser, ser, no elegí venir al mundo. Ser, soy. La sexualidad no se legitima por su ejercicio. Soy, yo soy. Sería monja y sacerdote y seguiría siendo. Soy, yo soy, soy. La sexualidad puede serme oculta. Yo, soy, oculta. Incluso toda la vida, soy yo. La sexualidad se puede descubrir, yo soy, no aprender, soy yo.

Delirios

Ante las tinieblas a las que se avoca mi país soy incapaz de permanecer impasible. Callar a veces equivale a mentir y es ahora cuando la palabra toma su mayor valor para que mi silencio no sea interpretado como aquiescencia.

Un día oscuro para España porque hoy es el día del fracaso de la política, el diálogo y la razón. La preocupación deja paso al miedo y la desesperanza. Una nación gloriosa que no debe olvidar su sustrato, la conciliación del dolor de una España arrullada por la guerra, el hambre y la miseria.

No quiero ver a mi nación consumida por las llamas del odio, prefiero que siga siendo una historia terrible pero superada del pasado de este país.

Guerra de trincheras en donde el pueblo se lanza a pecho descubierto, un pueblo embelesado por palabras de rabia de quienes no conocen las secuelas de la guerra.

Es ahora cuando más importancia tiene hacer verdadera política y donde la propia clase intelectual tiene que volver a dotar de coherencia los discursos pronunciados. Apelo también a la humanidad de cada español que ante el sufrimiento ajeno ha tendido siempre la mano, a dado su pan aún a renuncia del propio y que se caracteriza por su empatía.

Que la súplica de la razón llegue para interponerse ante las palabras envenenadas de la mala política. Hay que tener optimismo y no dejarse arrastrar por el miedo, es hora de ser valientes, de acercar posturas, ser moderados, aprender a escuchar y solo así vencerá el diálogo.

La piedad siempre será mejor que la violencia, la compasión siempre será mejor que el grito y porque hay mucho más que nos une que nos separa.

Reflexiones

Es importante la honestidad y autenticidad en la vida. Al resurgir de nuestros traspiés no hay que falsear el pasado que construyó nuestra vida.
Solo quien acepta de donde vino conciliará con su existencia.

English

Honesty and authenticity in life is important. When resurfacing from our mishaps we must not falsify the past that built our life.
Only those who accept where they came from will reconcile with their existence.

Italiano

È importante l’onestà e l’autenticità nella vita. Quando riemergiamo dalle nostre disavventure non dobbiamo falsificare il passato che ha costruito la nostra vita.
Solo quelli che accettano da dove vengono riconciliano con la loro esistenza.