La envidia

Dicen de la envidia que es como el polen de las flores, que cuando llega el verano, vuelve y a todos contagia con su alergia. En la vida, ese “verano” parece acompañarnos casi siempre; el polen de lo ajeno nos llega y como una alergia nos contagia a todos.
Paseando por las calles de Murcia, que tan poco nos paramos a mirar, e inmerso en un dialogo con una gran compañera de travesía, llegamos a una bella conclusión que aunque ambos ya la sabíamos, no estaba demás recordarla.
Todo comenzó con el típico parloteo, que mal van las cosas, y otros muchos eteces. Pasábamos por el Romea y nos paramos en la plaza, hacía bueno y el Sol no apretaba demasiado, una música llegó hasta nuestros oídos y dejándonos llevar por la melodía nos acercamos un poco más. Al concluir la breve representación, nos miramos y quizá por telepatía pasó por nuestras mentes el mismo pensamiento, ¿Hay en otra nación el folklore que hay aquí?, y otra vez casi como si de magia se tratase, surgió esta vez una palabra, España, parece que se te llena el corazón y el alma al decirla, ¿Qué tienen los españoles que envidiar al resto de los europeos?, la vida de España donde reina el alma, esa quinta esencia, hay tantas cosas que mejorar pero que no me quiten el sabor de España, que no le quiten sus tradiciones, porque por las venas de los españoles corren las sangres de la historia, la historia de una Nación que mira muy alto y que nada tiene que envidiar, porque donde esté España y no más, que se quiten las demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s