Comienzo de la guerra

Los hombres están agotados, la travesía ha sido dura, llueve, las armaduras están caladas, ahora nos nieva y el frío se apodera de las entrañas; llevamos días sin comer y las vísceras nos imploran tregua. El cansancio hace mella en la moral, ya son más de dos años en la misma situación, mis discursos apoyan al ejercito, pero ya solo Dios les da la fuerza para seguir adelante, les he prometido mucho, hasta hoy son promesas… La suerte sonríe a los de espíritu fuerte, y mañana nos toca librar la primera de las batallas, será clave para el porvenir de la guerra, si conseguimos derrotar al enemigo en esta plaza, la moral y la fuerza recorrerá el corazón de mis hombres.
Sólo nos cabe la victoria, en caso contrario, nuestro objetivo estará un poco más lejos, un poco más inalcanzable. Ambos sabemos mi Señor, que el objetivo es muy difícil, hemos recibido ayuda de algunos leales a la causa, pero el mayor peso lo llevamos nosotros, si lo conseguimos será una victoria épica, nuestros aliados nos recibirán con honores, los que nos envidian y nuestros enemigos correrán a esconderse.
Nuestro sacrificio solo puede fructificar y hacer realidad la causa, sé que no aceptareis la derrota. Nos hemos adentrado en un camino sin vuelta atrás, el retroceso sería un escarnio y la humillación durante mucho tiempo, es intolerable, estamos entre conseguir la completa hegemonía y perder el poder que con tanto esfuerzo nos ha costado reunir.
La batalla de mañana será difícil, no las tengo todas conmigo para el buen desarrollo del objetivo, , pero he ideado unas argucias que espero den resultado; que en caso contrario, me pongo en manos del Hacedor.
Esta noche le rogaré a Dios que nos de la victoria, para que acabada la guerra vitoreen y aplaudan, alzaremos la cabeza hasta que el sol nos deslumbre, hasta que nos cieguen las estrellas y la luna, y todos los mortales recuerden nuestras hazañas.

Dios nos ilumina, nuestros pasos son seguros, la victoria nos guía y el valor nos dará la fuerza para luchar.

Domingo dos de septiembre de mil trescientos doce año de Nuestro Señor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s