Cruz Roja

Hoy que me toca despedirme de Murcia, de mi local, de mis amigos y de tantos voluntarios que se dejan la piel y a tantos a los que entregamos todo con una sonrisa y pasión. Les doy las gracias por esta etapa que hemos vivido juntos, pero sobre todo, por hacer de este mundo, un mundo mejor, un mundo más humano.

Aquí he aprendido una sabia lección, llevar la Cruz es llevar una importante responsabilidad, hace que renuncie todos los días a un parte de mí para ser digno de llevarla. Renuncio a la ira, al odio, a los prejuicios, renuncio a mi visión tan crítica sobre las cosas, renuncio a hablar para poder escuchar, y renuncio a mi propio ego para poder dar todo aquello que soy yo.

Compañeros, quiero que vosotros llevéis la Cruz con orgullo porque sois vosotros los que hacéis que la Cruz sea un orgullo llevarla, como así lo hicieron otros antes que nosotros.
Quiero invitaros a recordar que representamos una institución con 155 años de vida, desde el 17 de febrero de 1863.

Y esto solo sería posible porque hay un denominador común en todos los voluntarios que pasan por aquí: La pasión, la ilusión y las ganas de entrega a los demás.

Tengo la esperanza y casi la certeza de que esta etapa os marcará tanto como en mí lo ha hecho, llevando esos siete principios, humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad como compañeros de viaje.

Me faltaban unas palabras por escribir y dejé inconcluso este escrito hasta hoy, miércoles 12 de diciembre de 2018. Querer siempre entraña un riesgo, perder lo querido. Un año ya en Promoción del Éxito Escolar, y parece que fuera hace unos días cuando me apunté. Os he querido entregar todo lo que soy yo, sin que nadie me lo pidiera, os he dado todo lo que soy sin ninguna obligación, y esto es lo más bonito que me llevo de Cruz Roja, ser libre para entregar mi corazón a los demás, a quien lo necesite, sin importar su edad, cultura, religión o sexo.

Encontramos en el camino personas maravillosas que nos ayudan a seguir caminando, como una fuente que recarga nuestras fuerzas, nuestro espíritu y nos alienta a caminar, a retomar el camino, y seguir caminando en ese sendero que llamamos vida. Habéis sido mi fuente, mi ilusión y mi esperanza. No sé si llegaré a estas lineas sin emocionarme, probablemente no, pero eso significará que me he dado permiso para poder sentir, para poder vivir y gozar de la vida plenamente. Os invito a que también lo hagáis vosotros. Gracias a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .