A mi Murcia

Murcia, ni levantina, ni andaluza como se puede tener la tentación de suponerla, ni tampoco mitad y mitad, como podría pensarse por su situación fronteriza.

Murcia es el espíritu que se oculta tras la sombra del viento, amable y sincera, como el beso de dos amantes, como la sonrisa de un niño.

Poesía de calendario

No puedes comerte el mundo al lado de quien no tiene hambre.

Comparte tu vida con quien saque la mejor versión de ti mismo.

Mereces vivir una aventura con aquella persona que te empodere, te quiera y te respete.

Esa persona no está acotada a un sexo, color, religión, lengua o cultura.

Si esa persona te duele y te oprime, si sientes que se apaga tu luz, si saca también lo peor de ti mismo, entonces deja ir.

Es entonces cuando debes recuperar el tiempo perdido contigo mismo, y cuando te hayas encontrado, abrazado, perdonado, amado y respetado, entonces, y sólo entonces, llega lo que tanto quisiste.

Covid-19 (I)

Devastado, agotado, sin poder tocar nada, ni a nadie, con el miedo de contagiarnos. Todo el día esa puta mascarilla que me asfixiaba, me ahogaba y que después de varios días sus elásticos me dejaban marcas y llagas en la piel. No nos dejaron despedirnos de él, ni decirle adiós, solo recuerdo cuando le dijeron que tenían que bajarlo a la UCI, se puso a llorar.

Miré a mi madre, estaba clavándose las uñas en el brazo para no derrumbarse ante su hijo, para mostrar la mejor cara de sí misma, para no caer ante nada ni ante nadie, ser fuerte, que su familia saldría adelante, como la loba que protege a su cachorro. No paró ni un instante de decir que todo saldría bien, que mi hermano saldría de esta.

Nuestra agonía duró 12 días, me descompone y atormenta el mero hecho de pensar como fue la de mi hermano. Solo, en aquella habitación, aislado, conectado al respirador, día tras día hasta desaparecer.

Ni tan siquiera después pudimos verlo, solo nos entregaron una urna, con lo que decían que era él. Una broma macabra. Tenía la sensación de que nos estuvieran engañando, que no fuera real.

La realidad nos fue golpeando, a cada uno de una manera diferente, todo pasó tan rápido.

Perdiendo el control

Necesitas sentirte seguro, asumir la responsabilidad en todo genera una carga inmensa. A veces, necesitas tomar un respiro y dejarte llevar, mecerte con el aire, dejar el testigo del control en manos de otro. Dejarte amar. Dejarte cuidar.

English

You need to feel safe, taking responsibility for everthing that brings you an inmense burden. Sometimes you need to take a deep breath, and let yourself go, swing through the air, leave the baton of control in the hands of another. Let youself love. Let youself take care.

Las nubes

Reconectando ¡Qué bonitos son esos días de cielo azul! Sentados en la hierba mientras miramos nubes con formas variopintas y hablamos de los temas más superfluos. ¿Dónde irán esas gotículas blancas que surcan el cielo? Parece que lleven prisa, se transforman, quizá sea mi imaginación, pero esa, la que veo justo ahora se parece a ti.