Dolor

El dolor también hay que encararlo: es un signo de interrogación que no nos hace mejores más que a condición de que se lo afronte, de que se le responda, es decir, de que se lo ofrezca un sentido. Solo es insoportable el dolor inútil, la experiencia de consumirse sin motivo, sin esperanza, sin finalidad.

English

Pain also has to be faced: it is a question mark that does not make us better unless on the condition that it is confronted, that it is answered, to say, that it is offered a meaning. Only useless pain is unbearable, the experience of being consumed for no reason, without hope, without purpose.

Silencio

He perdido hasta el silencio. He perdido hasta ese silencio tan repleto. ¿Para qué los sonidos, lenguajes, voces si tan solo quiero silencio?
Un camino desbordado, atropellado, rebosante, un abrir y cerrar de puertas. Estremecido por un pitido intermitente y un suspiro mecánico siento como fuerzas me empujan sin pretensión alguna.
He perdido hasta el silencio, mi poema de ausencias, el grito sordo de la noche en el túnel. Acércate a mí, viento que mi impaciencia sosiega. Alguna vez vinieron mas se marchan, acércate, aquí, pues he perdido mi silencio.

English

I lost even silence. I lost even that complete silence. Why do I need sounds, languages, voices if I just want silence?
A brimming, rushed, overflowing current, the blink of a door
. Shocked by an intermittent whistle and a mechanical sigh I feel like forces push me without any pretense at all.
I lost even silence, my poem of absences, the deaf cry of the night in the tunnel. Come to me, wind that my impatience soothes. At some point they come but they leave, come closer, here, as I’ve lost my silence.

Reflexiones

Cualquiera puede contarte el principio y el final de la historia, pocos conocen que sucede entre esas dos partes. Yo he decidido descubrirla.

Català

Qualsevol pot explicar-el principi i el final de la història, pocs coneixen que succeeix entre aquestes dues parts. Jo he decidit descobrir-la.

English

Anyone can tell you the beginning and end of the story, few know what happens between those two parts. I have decided to discover it.

Italiano

Chiunque può dirti l’inizio e la fine della storia, pochi sanno cosa succede tra queste due parti. Ho decisodi scoprirlo.

Teléfono de la Esperanza

Llegué al teléfono con cierto miedo, dudas y nervioso. No sabía a lo que me iba a enfrentar, no sabía exactamente que iba a encontrar, pero me habían hablado bien del teléfono. Y como otras muchas cosas en la vida, fueron mis ganas de romper las cadenas del miedo y enfrentarme a un reto lo que me hizo dar ese paso adelante.

Llegué al convento en Guadalupe y vi mucha gente mayor, al principio pensé: esto no es para mí, pensé también en si iba a encajar o no, si era un lavado de cerebro, los prejuicios que afloran cuando en realidad te sientes indefenso.

Fue cuestión de horas que empecé a darme cuenta, que detrás de nuestro cuerpo, de nuestra carne, todos tenemos algo en común, un ser sintiente, con sus pasiones, sus tristezas, sus anécdotas, cuando me di cuenta de eso, el dejar al margen lo que veo, para empezar a valorar lo que siento de las personas de alrededor, empezó a producirse un cambio en mí.

Empecé con “Conocerse para crecer”, y ha sido gracias a todos vosotros los que me habéis ayudado a verme a mi mismo, a comprenderme, a quererme, a perdonarme… He visto vuestro dolor, vuestro sufrimiento, pero también vuestras alegrías y risas, que las he sentido como propias. He sentido como mi grupo crecía y yo con él, y creedme que ver como cada martes llegaba mi grupo un poco más vital, un poco más sano, es una de las experiencias más maravillosas que he podido experimentar en mi vida.

Siempre había tenido miedo de afrontar una terapia, gracias a vosotros he podido dar ese paso, el enfrentarme a mis miedos, mis esquemas establecidos, y reparar, curar y abrazar a esa persona que soy yo, que llevo dentro, y que llevaba tanto tiempo sin darle el tiempo y el afecto que merecía.

Nos herimos en sociedad, muchas de nuestras heridas son causadas por los demás, curarlas en sociedad ayuda mucho a vivir el día a día. Me llevo un pedacito de cada uno para emprender mi viaje, mi aventura. Habéis sido mi posada cada uno de vosotros, un refugio para mi espíritu que me han hecho aflorar de nuevo esas ganas irrefrenables de vivir, de sentir, de gozar de la vida.

Quiero terminar dando una bocanada profunda de aire, llenando los pulmones, siendo consciente de como entra el aire, como se mueve mi cuerpo, como pasa por mi garganta, mi lengua y sale por mi boca el aire. ¿Cómo me siento hoy?, Hoy me siento pleno.

Gracias a todos

Cruz Roja

Hoy que me toca despedirme de Murcia, de mi local, de mis amigos y de tantos voluntarios que se dejan la piel y a tantos a los que entregamos todo con una sonrisa y pasión. Les doy las gracias por esta etapa que hemos vivido juntos, pero sobre todo, por hacer de este mundo, un mundo mejor, un mundo más humano.

Aquí he aprendido una sabia lección, llevar la Cruz es llevar una importante responsabilidad, hace que renuncie todos los días a un parte de mí para ser digno de llevarla. Renuncio a la ira, al odio, a los prejuicios, renuncio a mi visión tan crítica sobre las cosas, renuncio a hablar para poder escuchar, y renuncio a mi propio ego para poder dar todo aquello que soy yo.

Compañeros, quiero que vosotros llevéis la Cruz con orgullo porque sois vosotros los que hacéis que la Cruz sea un orgullo llevarla, como así lo hicieron otros antes que nosotros.
Quiero invitaros a recordar que representamos una institución con 155 años de vida, desde el 17 de febrero de 1863.

Y esto solo sería posible porque hay un denominador común en todos los voluntarios que pasan por aquí: La pasión, la ilusión y las ganas de entrega a los demás.

Tengo la esperanza y casi la certeza de que esta etapa os marcará tanto como en mí lo ha hecho, llevando esos siete principios, humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad como compañeros de viaje.

Me faltaban unas palabras por escribir y dejé inconcluso este escrito hasta hoy, miércoles 12 de diciembre de 2018. Querer siempre entraña un riesgo, perder lo querido. Un año ya en Promoción del Éxito Escolar, y parece que fuera hace unos días cuando me apunté. Os he querido entregar todo lo que soy yo, sin que nadie me lo pidiera, os he dado todo lo que soy sin ninguna obligación, y esto es lo más bonito que me llevo de Cruz Roja, ser libre para entregar mi corazón a los demás, a quien lo necesite, sin importar su edad, cultura, religión o sexo.

Encontramos en el camino personas maravillosas que nos ayudan a seguir caminando, como una fuente que recarga nuestras fuerzas, nuestro espíritu y nos alienta a caminar, a retomar el camino, y seguir caminando en ese sendero que llamamos vida. Habéis sido mi fuente, mi ilusión y mi esperanza. No sé si llegaré a estas lineas sin emocionarme, probablemente no, pero eso significará que me he dado permiso para poder sentir, para poder vivir y gozar de la vida plenamente. Os invito a que también lo hagáis vosotros. Gracias a todos.

Las formas del no ser

Infinitos son los rayos de luz que llegan durante el día, y es fascinante cuando, en la tarde, se atenúa la luz, esperando ver ese último destello como si en la ausencia también hubiera belleza, una belleza fugaz, tenue y expresiva.

Sabes que la luz desaparece, que no será eterna, y sabes que este día se acaba. Esperas expectante pero sereno, como si después de miles de rayos contemplados a lo largo del día éste fuera el más brillante pero no es así. Calmado, cada vez más apagado, produce sombras y colores que en ningún otro momento del día alcanzaste a ver, naranjas, rojos, púrpuras y azules. Es hora de recoger toda la luz y despedirse hasta otro día, quizá el último, es por ello que se resiste a dar su último vapor de vida.

La sombra del coloso

He nacido de la tierra mora, entre el crepitar de aquel que me recuerde, allí, dónde la raíz al suelo muerde y el agua de sus azarbes enamora. A la Vega le debo la vida y el alma.

El murmullo que se desliza entre sus orillas, acequias y norias custodia mi espíritu y sus ecos se sienten en la tierra y se huelen en el aire. Mientras las ranas y sapos borbotean en los remansos del arroyo, el sol despierta. Al alba, en el lejanía el rayo que no cesa, como una espada atraviesa, cada lágrima de rocío, creando juegos de luces y destellos, como un soplo sombrío, de diamantes entre y mi tronco y mis hojas, que al pesado yugo del plomo pomeridiano desvanecen. Tras las horas pesadas del día el sol sigue su propio camino en el cielo. Cae la tarde, y con ella, en el confín del mundo, cárdenos y purpúreos faros del ocaso, entre brazos y piernas de gigantes que en cielo juegan, con los colores a su antojo, por pintar con brochas y pinceles de un candil apagado, óleo añil, rojo y pardo. Con la última luz rozando el horizonte llega la noche, y no todas lucen rasas y estrelladas, otras como mordidas y dentadas, la centella, rompe la esfera en estruendos y emergen aguas terribles y oscuras, que desbordan seguras y anegan todo a su paso, ahogan, asfixian y forman ríos de martirio.

No lejos de allí, en lo alto de una montaña se contempla la ribera que entre vientos desbocados y tormentas atronadoras cuaja de flores en el equinoccio de marzo, una espuma blanca y rosácea llena el valle que solo necesita un instante para desaparecer bajo un conjuro de niebla. Coronando la montaña, desde la atalaya, una voz aterida que no calla, lento lame el suelo enredado en un duelo, entre piedras, calles angostas, recoletas y sinuosas simas de un monte escarpado. Inexpugnable, un pulmón en lo alto exhala, a golpe de tambor, una caricia de un labio helado por un soplo de aire inundado de escalofríos de bruma.

Un hechizo de vapor lo oculta en la duda de la sombra, escondidas las lomas y el paisaje, y yo, que soy pesado como la galena, esposado cumplo bajo un velo de silencio y polvo mi perpetua condena, un disfraz de seda gris como sepultura, pero su traje es prestado, y al salir de nuevo el sol se desvanece y vuelve a verse mi desnudo de plomo y jade.

Y así pasan los años, y de la tierra no me canso, a veces dormido, a veces apesadumbrado y taciturno esperando de la flor el fruto, y del fruto el tesoro, esas pepitas de oro que arrancan de entre mis hojas, a golpe de vara, sobre alfombras que cubren el suelo. Esta es mi razón de ser, la razón por la que el pie y el camino me entregaron a la tierra y al tiempo. Y el tiempo ya puso clausura, y yo sigo aquí, desafiante e impertérrito, arrancando del aire y del cante jondo de la tierra su bramido.

De las profundidades de una grieta surge de llamas un quejido, arranca las vidas de mis compañeros, cubre de cenizas y carbón las lomas del valle, y con él se lleva al hombre. Atado yo a él y éste desaparecido, pierdo mi razón de ser y caigo en el olvido donde dejé de contar los días hasta desaparecer entre las nieblas del bosque de ribera.

El sudor de verano en la canícula, la escarcha de los inviernos más fríos endurecen mi tez de plata, dejan heridas, arrugas de agotamiento y muerte. En las primaveras surge, tras las heladas de febrero, de la carne endurecida, borbotones de vida, del tizón se arranca el vigor de la perla hacia el azul del cielo.
Suspirando de las grietas de mi piel de nácar con los años mutilado por anhelos de Luna, consuelos de Sol y sin temer al rayo.

Como cada abril, centenas de pájaros me atropellan, huéspedes que traen leyendas de sus aventuras muy lejanas, cuentan que hay otros como yo, en miles de lugares, pero son forasteros que solo están de paso. Uno se quedó de mi mano en la palma, y ni corto ni perezoso me picó con saña, y yo que furioso lo agarré y blandí varias veces para no escuchar más sus historias, me sorprendí al ver que no había cicatriz ni estaba lastimado, que había sido un beso y yo que con mi ruido que ahora mi pájaro herido está, entre colores serenos, no encuentro un lugar en el vuelo, junto a mis hermanos y hermanas, que perdí prisioneros de las llamas y que hoy me visitan cada mañana en el recuerdo de aquello que un día fueron y me han quitado. Me han arrancado con un puñal de fuego y pólvora las vísceras y me han dejado varado en esta cama de terrones de barro. En mi consuelo de muerte, en mi pesar de vida, desfallezco medio dormido en la helada del inverno, mi corazón tendido, en los más profundo del leño arrebatado cada latido, cada pulso a la noche y al día para brotar de las entrañas, las sangres de mi sabia.

Se han secado los ríos, el suelo se ha cuarteado y no hay murmullos que custodien a los seres de las pozas. Angustia y hambre, una llaga lacerante para el que quiera oírla, un rechinar de dientes, roca contra roca, desgaste. Ni un pan de barro que echarse a la boca.
Una trompeta de muerte ha llamado, y al ritmo de un martillo y un yunque cielo rajado, con una melodía entre mis hojas, los espíritus por mis requiebros y ramas han danzado. Una exhalación de aire bruto y enrarecido como una zarza retorcidos hasta entregar la última gota de dolor en mis pies tendidos.
Pero yo soy obra viva, y esperanza, soy consuelo de la Paloma, blanca, alzándose en el vuelo, más allá de estas colinas, más allá de estas montañas de las dos Españas por la que vivo y muero. ¡Ay!, las dos Españas que yacen heridas con falta de aliento, una rabia que brota como sangre derramada en venganza que no entraña más que la violencia del dormido.

Dos Españas me han amado y ¡Cuanto amar han derramado que el perdón aún no ha surgido!, ninguna de las dos encuentra alivio, y yo, viajero de estas almas, que yacen aquí heridas, suspiro, como coloso de la sombra, atenazado al suelo.

Perseguido un hombre por un gigante sin rostro le dio caza, un estallido le atraviesa el cuerpo y cae a mis pies dando un golpe seco contra el suelo por único sonido. El gigante se desvanece y se pierde entre el río. Lo contemplé como inmóvil se ataba a la tierra, como yo en algún tiempo también lo hice.

Después de cien noches de luna un manto de silencio camina lento sobre él, lo arropa del frío de la noche. No vinieron a buscarlo, quizá nadie recuerda el cuerpo de aquel caído, por el tiempo, el agua y el sol enverdecido.

Sobre las amapolas de su camisa blanca hoy raída, se posaron miles de luciérnagas, cientos de miles de luces verdes y amarillas como un destello intermitente de magia y misterio. Un hechizo de los rumores de la noche, entre grillos y sierpes que entre las sombras se ocultan y de sus formas solo se reconoce el sonido.

En mi sombra, su cadáver, víctima de una mole, de un gigante envilecido, allí sigue, pero de su boca brota un vapor de vida, la verde luz de la aurora, el amanecer de una nueva época alimentado por entrañas y sangre del macilento torso. Un nuevo brote de vida, sano y erguido, que es luz en mi penumbra, destellos de plata, suave y tersa madera joven.

Ya no reconozco aquel hombre que un día estuvo tendido en el suelo, solo veo un compañero de mi misma sangre, de mi misma piel que se alza al cielo con sus ramas. Es un alma pura que en sus hojas lleva la esperanza, en sus flores el concilio y por frutos un corazón entregado. Disfruto de los días ora que con él mi soledad se ha quebrado esperando ora que mis hojas caen y mi cuerpo ya no da fruto a que las horas ya toquen a su fin.