Gélido soplo de mar

Yo también he sentido ese gélido soplo de mar, esa melancolía de la ceniza, el ascua consumida en lo profundo del ser. Ese waltz nº2. Como te miraba, como te tocaba. Como olía su piel y miraban sus ojos, mas hoy ¿Qué te queda? un anhelo que atesoras entre el amor y el odio. Ya no te duele mas te hace suspirar sobre lo que hubiera podido ser, si hubiera respondido a tus cartas.

Se fue y te quedó la marca, la marca de su espera, la marca de las caricias, la marca del calor de su cuerpo junto al tuyo. El licor de los cuerpos te ha nublado, amaneciste con resaca y ya no estaba, en la cama había un hueco, también en tu corazón. Te quemaste y ahora solo eres ceniza. Tuerces el gesto cada vez que esa sanción se entona, te golpea, pero has aprendido la lección, ya no te volverá a pasar, porque lo que hoy es alivio también es condena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.