Las formas del no ser

Infinitos son los rayos de luz que llegan durante el día, y es fascinante cuando, en la tarde, se atenúa la luz, esperando ver ese último destello como si en la ausencia también hubiera belleza, una belleza fugaz, tenue y expresiva.

Sabes que la luz desaparece, que no será eterna, y sabes que este día se acaba. Esperas expectante pero sereno, como si después de miles de rayos contemplados a lo largo del día éste fuera el más brillante pero no es así. Calmado, cada vez más apagado, produce sombras y colores que en ningún otro momento del día alcanzaste a ver, naranjas, rojos, púrpuras y azules. Es hora de recoger toda la luz y despedirse hasta otro día, quizá el último, es por ello que se resiste a dar su último vapor de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .