La fragilidad del agua

Fugaces son las estrellas que surcan el cielo. Efímeras las hojas cayendo de álamos y chopos. Insignificante la danza de la sultana. Pasajera la sonrisa de un amigo. Trivial el arrullo del agua. Perecedero el eco de la última nota antes del aplauso. Superfluo el sueño de mis fantasías. Baladí la ilusión. Humano. Líquido. Voraz.

Todo vale, nada queda. El problema de las sociedades modernas es que es difícil pronosticar cuál será el siguiente paso, cómo se desarrollará la siguiente crisis, dilema y como sabemos tan poco sobre ello nos sentimos impotentes.

Si uno no es capaz de predecir como las cosas evolucionarán, no puede tomar medidas de precaución, entonces, no nos podemos defender, prepararnos, los hechos nos toman por sorpresa, nos sentimos arrastrados y la vida nos sacude y golpea violentamente.

La planificación del futuro desafía nuestros hábitos y costumbres, las capacidades que aprendimos, las pasiones que dejamos, la experiencia dada que nos ayuda a superar los escoyos del camino. Los espacios son virtuales, los mercados volubles, las personas intercambiadas y las ilusiones frágiles como el agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .