El barquero de Cannaregio

Lo reuní todo, preparé mi viaje y tomé esa barca. La barca escapa de una cárcel de recuerdos inservibles. El barrio donde habito no huele a mar. Lo encuentro como un susurro. Un silencio de muerte. La barca escapa de mi cárcel de recuerdos inservibles, tira lastre, aligera su peso. Detrás no queda nada solo estatuas de sal.

La fragilidad del agua

Fugaces son las estrellas que surcan el cielo. Efímeras las hojas cayendo de álamos y chopos. Insignificante la danza de la sultana. Pasajera la sonrisa de un amigo. Trivial el arrullo del agua. Perecedero el eco de la última nota antes del aplauso. Superfluo el sueño de mis fantasías. Baladí la ilusión. Humano. Líquido. Voraz.

Todo vale, nada queda. El problema de las sociedades modernas es que es difícil pronosticar cuál será el siguiente paso, cómo se desarrollará la siguiente crisis, dilema y como sabemos tan poco sobre ello nos sentimos impotentes.

Si uno no es capaz de predecir como las cosas evolucionarán, no puede tomar medidas de precaución, entonces, no nos podemos defender, prepararnos, los hechos nos toman por sorpresa, nos sentimos arrastrados y la vida nos sacude y golpea violentamente.

La planificación del futuro desafía nuestros hábitos y costumbres, las capacidades que aprendimos, las pasiones que dejamos, la experiencia dada que nos ayuda a superar los escoyos del camino. Los espacios son virtuales, los mercados volubles, las personas intercambiadas y las ilusiones frágiles como el agua.